Health Information

El costo de tratar el ACV en EE. UU. podría elevarse a 180 mil millones de dólares anuales para 2030, según un informe

The more you know about your health, the better prepared you are to make informed healthcare decisions. Our health library gives you the information you need to take charge of your health.

El costo de tratar el ACV en EE. UU. podría elevarse a 180 mil millones de dólares anuales para 2030, según un informe

El envejecimiento de la población podría duplicar los gastos, según la Asociación Americana del Corazón

MIÉRCOLES, 22 de mayo (HealthDay News) -- Durante las dos próximas décadas, se espera que el costo de tratar los accidentes cerebrovasculares (ACV) en EE. UU. se duplique y más, superando los 180 mil millones de dólares al año, según una investigación reciente.

El principal factor subyacente del aumento es el envejecimiento de la población. El informe, de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA) y la Asociación Americana del Accidente Cerebrovascular (American Stroke Association), aparece en la edición del 22 de mayo de la revista Stroke.

"Los ACV representarán una inmensa carga para el sistema de atención de salud", advirtió en un comunicado de prensa de la AHA el Dr. Bruce Ovbiagele, presidente del departamento de neurología de la Universidad de Medicina de Carolina del Sur, en Charleston.

Un experto que revisó el informe se mostró de acuerdo.

"Las predicciones de este artículo son terribles. Los costos directos e indirectos que predicen para el ACV podrían suponer una carga pesada en nuestra sociedad, y quizás sean subestimaciones", advirtió el Dr. Stanley Truhim, director del Centro de Accidentes Cerebrovasculares Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

Según la AHA, el mayor aumento en la prevalencia del ACV será entre los estadounidenses de 45 a 64 años de edad, que experimentarán un aumento de alrededor de cinco por ciento en los ACV durante los próximos 20 años. Habrá dificultades financieras para satisfacer las necesidades de atención de estás víctimas más jóvenes del ACV, que son demasiado jóvenes como para recibir Medicare, que tienen menos posibilidades de poder costear los medicamentos y que con frecuencia sufren de obesidad o diabetes.

Las personas que no tienen seguro de salud también presentan un riesgo entre un 24 y un 56 por ciento más elevado de morir por un ACV que los que cuentan con cobertura, según la declaración de la AHA.

La AHA también predijo que, para 2030, ocurrirán las siguientes cosas:

  • En general, casi el 4 por ciento de los adultos de EE. UU. (3.4 millones de personas adicionales) tendrán un ACV.
  • Los costos del tratamiento para el ACV aumentarán de 71.6 mil millones de dólares en 2010 a 183.1 mil millones de dólares.
  • Los costos relacionados con el ACV vinculados con la productividad laboral perdida aumentarán de 33.7 a 56.5 mil millones de dólares.
  • La prevalencia del ACV aumentará entre los hombres hispanos. Entre los hispanos y los negros hay más casos de ACV que entre los blancos.

Los costos asociados con atender a las personas con frecuencia son altos porque un ataque puede provocar discapacidad a largo plazo, explicó Ovbiagele. "El 90 por ciento de los pacientes de ACV tienen una discapacidad residual, y apenas el 10 por ciento se recuperan completamente tras un ACV", comentó. "Los legisladores en todos los niveles del gobierno deben ser conscientes de esta crisis amenazante para que podamos pensar en formas de evitarla".

Según la AHA, el accidente cerebrovascular sigue siendo la cuarta causa principal de muerte en EE. UU., y una de las causas más significativas de discapacidad prevenible.

Reconocer un ACV cuando sucede y prestar atención médica rápidamente al paciente es imperativo. "Cada minutos de retraso en el tratamiento mata neuronas", advirtió Ovbiagele. "[Los trabajadores de emergencias] deben llevar a los pacientes directamente a un centro designado de ACV equipado para diagnosticar y administrar rápidamente fármacos para restaurar el flujo sanguíneo al cerebro".

El Dr. Richard Libman, vicepresidente de neurología del Instituto de Neurociencias Cushing en Manhasset, Nueva York, dijo que el informe de la AHA es "realista y aleccionador".

"Enfatiza la importancia de la prevención del ACV, lo que conlleva prestar atención a los factores de riesgo frecuentes que afectan al país, lo que incluye la hipertensión, el tabaquismo, la obesidad, la diabetes y la falta de ejercicio", enfatizó. "También nos recuerda que incluso aunque no podamos prevenir todos los accidentes cerebrovasculares, la inversión sostenida en la investigación para hallar nuevos tratamientos y estrategias de rehabilitación puede prevenir el sufrimiento a nivel humano y también ahorrar miles de millones de dólares en costos de atención de salud".

Según la AHA, se espera que la Ley de Atención Asequible amplíe la cobertura de atención de salud a 32 millones adicionales de estadounidenses. La ley también cambia el enfoque hacia la prevención y el bienestar. Los investigadores consideran que la reforma en la atención de salud debería ayudar a reducir el número de ACV y de muertes, así como los costos relacionados con los ACV.

Truhim se mostró de acuerdo. "Es muy posible que los gastos en atención de salud obligatorios según las cláusulas [de la Ley de Atención Asequible] resulten más que rentables mediante ahorros indirectos en los costos cuando las personas que de lo contrario hubieran sufrido ACV u otras enfermedades debilitantes sigan siendo miembros productivos de la sociedad", aseguró.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más hechos y estadísticas sobre el accidente cerebrovascular (http://www.cdc.gov/stroke/facts_statistics.htm ).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

FUENTE: Stanley Tuhrim, M.D., director, Mount Sinai Stroke Center, and professor, neurology and geriatrics and palliative medicine, Mount Sinai Medical Center, New York City; Richard Libman, M.D, vice chairman, neurology, Cushing Neuroscience Institute, Manhasset, N.Y.; American Heart Association, news release, May 22, 2013