HCA Gives $1 Million in Aid for Ebola Response
Health Information

Complicaciones de la Diabetes Tipo 2 y Reduciendo Su Riesgo de Desarrollar Complicaciones

  • Home
  • Health Information

The more you know about your health, the better prepared you are to make informed healthcare decisions. Our health library gives you the information you need to take charge of your health.

La primera sección de esta hoja informativa lidia con posibles complicaciones de la diabetes. La segunda sección lidia con la manera para reducir su probabilidad de desarrollar complicaciones .

Posibles Complicaciones

Cuando los niveles de glucosa sanguínea están fuera del rango normal, éstos causan complicaciones. Éstas incluyen las siguientes:

A corto plazo:

  • Hipoglucemia
  • Hiperglicemia
  • Triglicéridos Elevados

A largo plazo:

  • Ceguera
  • Enfermedad Renal
  • Enfermedad Cardiaca
  • Apoplejía
  • Enfermedad Nerviosa

El control cuidadoso de su azúcar sanguínea puede reducir sus probabilidades de desarrollar estas complicaciones. Además, pregunte a su médico si hay medicamentos que usted pueda tomar para reducir el riesgo de desarrollar estas complicaciones.

Hipoglucemia

Hipoglucemia es un nivel bajo de azúcar sanguínea. Algunas veces se le llama una "reacción a la insulina." Es más común en personas que toman insulina para controlar su azúcar sanguínea, aunque también puede ocurrir en personas que toman medicamentos orales, más comúnmente sulfonilureas. También puede ser causada por cualquiera de lo siguiente:

  • Tomar demasiada insulina o medicamentos orales para la diabetes
  • Omitir o retrasar una comida, o consumir una comida más pequeña de lo habitual
  • Hacer ejercicio más vigoroso o durante más tiempo que su patrón habitual

Síntomas

La hipoglucemia se puede controlar bastante fácilmente si usted reconoce los síntomas y los trata de inmediato. Los síntomas de hipoglucemia incluyen:

  • Inestabilidad
  • Mareos
  • Sudoración
  • Hambre
  • Dolor de cabeza
  • Matiz pálido de la piel
  • Cambio repentino en el estado de ánimo o comportamiento, como llorar sin razón aparente
  • Movimientos torpes o con saltos
  • Confusión o dificultad para prestar atención
  • Sensaciones de hormigueo alrededor de la boca
  • Ataques

Si usted cree que es hipoglucémico, examine su sangre con su monitor de glucosa sanguínea. Si su nivel de glucosa sanguínea está por debajo del rango que su médico dice que es seguro, entonces trate la hipoglucemia. (Si usted no sabe cuál es su rango seguro de azúcar sanguínea, pregúnteselo a su médico.) O bien, si usted reconoce los síntomas de baja azúcar sanguínea, podría querer tratarla inmediatamente, sin esperar a examinarse. Los rangos de seguridad para la glucosa sanguínea variarán para las personas y están basadas en su edad y otras condiciones médicas.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento de hipoglucemia es elevar rápidamente su nivel de glucosa sanguínea hacia adentro de su rango seguro. Pregunte a su médico cuál es el mejor método para tratar rápidamente la hipoglucemia para usted. Métodos comunes para auto-tratar la hipoglucemia incluyen comer o beber alguna forma de azúcar, como:

  • Tabletas de glucosa
  • Refresco de cola
  • 1/2 taza de jugo de fruta
  • 5-6 piezas de caramelo macizo

Usted siempre debería tener algún tipo de azúcar con usted, de manera que esté preparado para tratar inmediatamente la hipoglucemia.

Espere 15-20 minutos después de comer el azúcar, y después vuelva a examinar su glucosa sanguínea. S aún es demasiado baja, repita el tratamiento.

Si usted se desmaya debido a hipoglucemia, necesitará tratamiento de emergencia inmediato. Las personas que tienen diabetes tipo 1 podrían volverse propensas a episodios hipoglucémicos con pocos síntomas de alerta. Los médicos podrían dar a estos pacientes una hormona inyectable, glucagón, para usarla en emergencias.

Las personas con diabetes tipo 2 por lo general tienen señales de alerta de niveles bajos de azúcar sanguínea. Si usted experimenta síntomas o episodios de hipoglucemia, debería discutir con su médico los eventos alrededor del episodio. Usted debería revisar su régimen actual de medicamentos para ver si necesita ajustes, y también debería crear estrategias para prevenir episodios posteriores.

Hiperglucemia

Hiperglucemia es un nivel alto de azúcar sanguínea. La hiperglucemia a largo plazo es la principal causa de muchas de las complicaciones que ocurren en personas con diabetes. La hiperglucemia ocurre cuando usted no tiene suficiente insulina para eliminar la glucosa en su cuerpo, o cuando su cuerpo no usa la insulina adecuadamente. Esto puede ser causado por cualquiera de lo siguiente:

  • Tomar muy poca insulina o medicamentos orales
  • Consumir una comida más grande de lo habitual
  • Estrés por una enfermedad, como un resfriado o gripe; o estrés por factores en su vida diaria

Síntomas

La hiperglucemia se debería tratar inmediatamente para evitar complicaciones posteriores. Las señales y síntomas incluyen:

  • Azúcar sanguínea elevada - Pregunte a su médico con qué frecuencia debería revisar su azúcar sanguínea.
  • Niveles elevados de azúcar en su orina - Pregunte a su médico si usted debería estar monitoreando su orina.
  • Micción frecuente (poliuria)
  • Sed incrementada (polidipsia)
  • Visión borrosa

Si la hiperglucemia no se trata oportunamente, puede conllevar a cetoacidosis, que también se conoce como coma diabético. Cuando los niveles de azúcar sanguínea son tan altos que queda muy poca azúcar en las células para obtener energía, el cuerpo comienza a metabolizar grasa almacenada para obtener energía. Los sub-productos de la metabolización son cuerpos de cetonas, los cuales son ácidos que se acumulan en la sangre y causan cetoacidosis.

Ceguera

El azúcar elevada crónica, así como la presión arterial elevada pueden dañar los pequeños vasos sanguíneos en la retina del ojo. Este daño, llamado retinopatía diabética, puede ocurrir en el transcurso de un largo periodo de tiempo. Cataratas y glaucoma (otras dos condiciones oculares) ocurren casi dos veces más seguido y a una edad más joven en personas con diabetes tipo 2 que en personas sin esta enfermedad. Señales de daño ocular incluyen:

  • Visión borrosa o doble
  • Anillos, luces deslumbrentes, o puntos en blanco
  • Puntos oscuros o flotantes
  • Dolor o presión en uno o ambos de sus ojos
  • Dificultad para ver cosas fuera de las esquinas de sus ojos

Algunas personas no tienen síntomas hasta que el daño es considerable. Por lo tanto, es esencial acudir regularmente a su médico especialista en el cuidado de los ojos. La retinopatía diabética se puede tratar con terapia de láser, llamada fotocoagulación, o cirugía. Dejar de fumar y controlar su presión arterial son importantes medidas preventivas.

Una catarata es una nube sobre el cristalino de su ojo. Su cristalino, el cual por lo general es transparente, enfoca la luz dentro de la retina. Una catarata hace que su visión sea borrosa. Las cataratas se retiran con cirugía.

El glaucoma es un grupo de enfermedades oculares causadas por un problema de congestión o secreción del líquido en el ojo. Eventualmente hay un daño en el nervio principal de su ojo; el nervio óptico. El daño primero causa que usted pierda la vista desde las esquinas o costados de sus ojos. Sin tratamiento, usted se puede quedar ciego. El glaucoma se puede tratar con gotas especiales para los ojos o cirugía con láser.

Enfermedad Renal

Entre el 30% y 40% de las personas con diabetes desarrollan nefropatía diabética después de 20 años, una forma de daño renal.

El azúcar sanguínea elevada y la presión arterial elevada dañan a los pequeños vasos sanguíneos de los riñones (capilares), los cuales son responsables de filtrar el desecho fuera de la sangre. Este daño permite que las proteínas se filtren fuera de la sangre, y causa que los desechos que se deberían excretar con la orina se acumulen en su sangre. Tener cantidades pequeñas de proteínas en la orina se llama microalbuminuria.

A medida que el daño continúa, se filtran más proteínas y se acumula más desecho. Tener cantidades más grandes de proteínas en la orina se llama proteinuria o macroalbuminuria. Este daño eventualmente puede avanzar a insuficiencia renal , la cual requiere diálisis o un trasplante de riñón .

Enfermedad Cardiaca

Las personas con diabetes tipo 2 son más propensas a tener enfermedades cardiacas y a morir a causa de enfermedades cardiacas que las personas sin diabetes.

Tener diabetes puede causar que sus niveles sanguíneos de colesterol se eleven, conllevando a arterias congestionadas y estrechas; una condición llamada aterosclerosis . Las arterias congestionadas hacen que sea más difícil que la sangre transporte oxígeno y otros nutrientes esenciales para órganos y tejidos vitales como su corazón, y pueden causar:

  • Dolor en el pecho ( angina ) - Este dolor o presión por lo general comienza en su pecho e irradia hacia sus brazos y manos. Este tipo de dolor podría empeorar cuando usted hace ejercicio o después de consumir una comida abundante, y mejora cuando usted descansa.
  • Ataque cardiaco - Esto es causado por la obstrucción de un vaso sanguíneo dentro o cerca de su corazón. Como resultado, parte de su músculo cardiaco no recibe oxígeno ni los nutrientes esenciales que necesita para funcionar, así que deja de trabajar. Los síntomas de un ataque cardiaco incluyen dolor en el pecho, sensación de presión, náusea, indigestión, debilidad extrema, y sudoración.
  • Cardiomiopatía - Éste es un debilitamiento general del músculo cardiaco, causado por vasos sanguíneos estrechos y pequeños que disminuyen el flujo de sangre a través del corazón.

En un estudio reciente, llamado el estudio Action to Control Cardiovascular Risk in Diabetes (ACCORD), investigadores examinaron si el reducir intensamente los niveles de azúcar sanguínea puede ayudar a reducir el índice de eventos cardiovasculares en personas con diabetes tipo 2.

El estudio incluyó a 10,251 sujetos, de 40-82 años de edad, con diabetes tipo 2 y dos o más factores de riesgo cardiovasculares. Ellos fueron asignados aleatoriamente a tener objetivos intensivos de tratamiento para el azúcar sanguínea (hemoglobina A1C de <6%) u objetivos convencionales (A1C de 7% a 7.9%). La mayoría de personas en el grupo de tratamiento intensivo alcanzaron niveles más bajos de azúcar sanguínea al tomar una combinación de medicamentos aprobados para la diabetes. Esta parte del estudio se detuvo debido a la mortalidad incrementada entre sujetos en el grupo de tratamiento intensivo en comparación con el grupo convencional (6% vs. 3.9%). Investigadores aún no han determinado una causa específica para las muertes incrementadas. * 3

Apoplejía

La diabetes tipo 2 lo hace más propenso a tener una apoplejía . Una apoplejía es causada por una obstrucción del flujo de sangre al cerebro. Los efectos de una apoplejía dependen de la parte de su cerebro que esté dañada, y podrían incluir:

  • Debilidad o adormecimiento repentinos de su rostro, brazo, o pierna, en un costado de su cuerpo
  • Confusión repentina, dificultad para hablar, o dificultad para entender
  • Mareos repentinos, pérdida de equilibrio, o dificultad para caminar
  • Dificultad repentina para ver en uno o ambos ojos, o visión doble repentina
  • Dolor de cabeza repentino severo

Enfermedad Nerviosa

La diabetes también puede causar daño nervioso leve a severo, llamado neuropatía diabética. Tener azúcar sanguínea elevada durante muchos años puede dañar los vasos sanguíneos que llevan oxígeno a los nervios. El azúcar sanguínea elevada también puede lastimar la cubierta de los nervios. Los nervios dañados podrían dejar de enviar mensajes. O bien, podrían enviar mensajes demasiado lento o en momentos equivocados. Esto puede conllevar a síntomas que van del dolor u hormigueo, al adormecimiento y la pérdida de sensación. Los nervios más grandes en el cuerpo a menudo son los que se afectan primero, dejando a las manos y pies más susceptibles a neuropatía.

La combinación de lesión repetida, flujo sanguíneo deficiente, y mala curación, conlleva a un riesgo más alto de infecciones de los pies que son difíciles de tratar. En casos severos, cuando la circulación es mala y los antibióticos no logran curar la infección, se podrían necesitar amputaciones de pie y pierna .

El daño nervioso a causa de diabetes se podría manifestar como:

Úlceras en los Pies

Sus pies son especialmente vulnerables a los efectos de la diabetes tipo 2. El daño a los nervios periféricos (los cuales van hacia los brazos, manos, piernas, y pies) puede alterar su experiencia de sencaciones como dolor, calor, y frío. Además de daño nervioso, la diabetes tipo 2 también puede causar una reducción en el flujo de sangre. Por lo tanto, si usted tiene ampollas o úlceras en su pie, podría no percibirlo debido a la neuropatía. Y entonces, debido a la falta de sensación, esta área en su pie se podría volver a lesionar continuamente. Por lo tanto, es esencial que lave y examine sus pies diariamente.

De acuerdo con dos estudios recientes, si usted está en alto riesgo de úlceras del pie diabéticas, revisar la temperatura de sus pies reduce el número de úlceras.

En un estudio, 225 sujetos fueron divididos aleatoriamente en dos grupos: terapia convencional vs. terapia térmica. Ambos grupos realizaron una inspección diaria de los pies y recibieron calzado terapéutico, educación sobre el pie diabético, y cuidado regular para los pies. Usando un termómetro infrarrojo para la piel, los sujetos en el grupo de terapia térmica midieron la temperatura en seis sitios de sus pies, dos veces diariamente. Si había una diferencia en la temperatura (entre el pie derecho y el izquierdo) de >4ºF, entonces ellos contactaban a la enfermera del estudio y reducían las actividades hasta que se normalizara la temperatura. Después de 18 meses, investigadores concluyeron que las diferencias elevadas en la temperatura entre los pies podrían predecir el inicio y reducir el riesgo de úlceras en los pies. El segundo estudio, que involucró a 85 pacientes, alcanzó una conclusión similar. En comparación con el grupo de terapia convencional, los sujetos que midieron diariamente la temperatura de sus pies tuvieron considerablemente menos úlceras en los pies. El termómetro Temp Touch cuesta $150 dólares. * 1 * 2

Reduzca Sus Probabilidades de Complicaciones

Siga estos pasos para proteger su salud:

  • Sométase a revisiones regulares incluso si se siente bien; con frecuencia su médico puede detectar señales tempranas de complicaciones.
  • Esfuércese por mantener su nivel de azúcar sanguínea (nivel en ayunas menor a 110 mg/dl; después de los alimentos, nivel menor a 140 mg/dl), hemoglobina glicosilada (menor al 7%), y presión arterial (menor a 130/85 mmHg) dentro de un rango saludable en todo momento.
  • No fume; si fuma, deje de hacerlo.
  • Mantenga actualizadas sus vacunaciones contra influenza y neumococo.
  • Haga ejercicio regularmente (p.e., ejercicio aeróbico de tres a cinco veces a la semana durante 20-60 minutos cada vez).
  • Mantenga un peso cerca de lo normal.
  • Dígale a su médico si usted tiene alguna de estas señales de alerta:
    • Problemas de la visión, como visión borrosa o puntos
    • Cansancio
    • Matiz pálido de la piel
    • Sensaciones de adormecimiento u hormigueo en manos o pies
    • Infecciones repetidas o lenta curación de heridas
    • Dolor en el pecho
    • Comezón vaginal
    • Dolores de cabeza constantes
    • Cortaduras o ampollas en sus pies
  • Pregunte a su médico si hay algún medicamento que usted debería tomar para prevenir complicaciones

Dependiendo de su situación particular, algunos de estos enfoques o medicamentos podrían ayudar a reducir su riesgo de desarrollar complicaciones.

Terapia Intensiva

Durante muchos años, pacientes y médicos por igual hacían la pregunta: ¿El control riguroso del azúcar sanguínea, en niveles cerca de lo normal, hace una diferencia en los resultados a largo plazo? Investigadores en diferentes países alrededor del mundo buscaron la respuesta a esta pregunta al inscribir a pacientes en estudios clínicos que durarían 6-10 años.

Ahora se saben los resultados de tres estudios principales. Los pacientes que pudieron controlar intensivamente sus niveles de glucosa (objetivo: promedio de HbA1c aproximadamente del 7%) tuvieron menos complicaciones oculares, renales, y neurológicas. Estos estudios también sugieren que el control del azúcar sanguínea ayudará a reducir el índice de ataques cardiacos y apoplejías, pero se necesitan seguimientos más prolongados para saberlo con seguridad.

Cubrir los objetivos de la terapia intensiva con frecuencia requirieron que los pacientes usaran insulina y vigilaran sus niveles de azúcar sanguínea diariamente. En un estudio, los pacientes comenzaron con medicamentos orales y sólo cambiaron a insulina si su azúcar sanguínea no se podía controlar rigurosamente; en otro estudio, los pacientes comenzaron a tomar insulina de inmediato.

El control intensivo podría no ser adecuado para todas las personas. Para cumplir con el régimen, los pacientes debieron vigilarse más cuidadosamente, estar dispuestos o capaces para usar insulina, y aprender técnicas de auto-control. Además, los pacientes que se proponen un control intensivo tienen mayor riesgo de episodios hipoglucémicos.

Hable con su médico sobre si la terapia intensiva es adecuada para usted.

Medicamentos
Inhibidores ACE

Los inhibidores ACE son el nombre para una clase de medicamentos que generalmente se usan para tratar la presión arterial elevada y la insuficiencia cardiaca. Estos medicamentos trabajan al bloquear la enzima convertidora de angiotensina, una proteína que ayuda al cuerpo a producir angiotensina, la cual a su vez eleva la presión arterial. De esta manera, al bloquear esta enzima, el medicamento trabaja para reducir la presión arterial.

Esta clase de medicamentos es de particular interés para personas con diabetes. Existe evidencia de que estos medicamentos tienen efectos benéficos en pacientes con diabetes, además de reducir la presión arterial. Un estudio clínico reciente llamado HOPE (Heart Outcomes Prevention Evaluation) estudió el efecto de un inhibidor ACE, ramipril (nombre de marca: Altace) en pacientes que estuvieron en riesgo de enfermedades cardiacas. Un subgrupo de estos pacientes también tenían diabetes.

La conclusión es: el estudio mostró que un inhibidor ACE podría reducir la frecuencia de ataques cardiacos, apoplejía, e índices de muerte en general en pacientes en alto riesgo de eventos cardiovasculares.

Existe fuerte evidencia de que los inhibidores ACE desaceleran el avance de enfermedad renal en pacientes con diabetes.

Hable con su médico sobre si la terapia de inhibidores ACE es adecuada para usted:

Terapia Reductora de Lípidos

Varios estudios han encontrado que las estatinas reducen la mortalidad cardiovascular en pacientes con diabetes que se sabe que tienen enfermedad cardiaca (prevención secundaria). Existe evidencia de que la reducción más agresiva de colesterol (a un LDL menor a 100 mg/dl) podría proporcionar beneficios cardiovasculares incluso más grandes.

Un estudio también encontró que la reducción de niveles de lípidos previno el desarrollo de enfermedades cardiacas (prevención primaria) en pacientes con diabetes. Hable con su médico sobre si los medicamentos reductores de lípidos son adecuados para usted.

Aspirina

Las personas con diabetes tienen riesgo incrementado de tener enfermedades cardiacas. Tomar aspirina podría ayudar a reducir el riesgo de tener un ataque cardiaco en pacientes que están en riesgo de enfermedades cardiacas. Se debería considerar la aspirina para pacientes que han tenido un ataque cardiaco. Hable con su médico sobre si los beneficios de la aspirina diariamente superan a los riesgos en su caso particular. La aspirina puede causar sangrado e interactúa con otros medicamentos. Ésta no se ha estudiado en personas menores de 30 años con diabetes.

Revision Information

  • Reviewer: Brian Randall
  • Update Date: 09/12/2012 -
  • American Diabetes Associationwebsite. Disponible en: http://www.diabetes.org . Accedido febrero 8, 2006.

  • Gross JL, de Azevedo, Silveviro SP, et al: Diabetic nephropathy: diagnosis, prevention, and treatment. Diabetes Care . 2005; 28: 176-88.

  • Heart Protection Study Collaborative Group. MRC/BHF heart protection study of cholesterol lowering with simvastatin in 20536 high-risk individuals: a randomized placebo-controlled trial. Lancet . 2002;360:7-22.

  • Kendall DM, Riddle MC, Rosenstock J, et al. Effects of Exenatide (Exendin-4) on glycemic control over 30 weeks in patients with type 2 diabetes treated with metformin and a sulfonylurea. Diabetes Care . 2005;28:1083-91.

  • Lipid control in the management of type 2 diabetes mellitus: a clinical guideline from the American College of Physicians. Annals Internal Med . 2004; 140:644-9.

  • Molitch ME, DeFranzo, Franz MJ, et al. Diabetic nephrophathy. Diabetes Care . 2003; 26 (Supp 1):S94-8.

  • Moor H, Summerbell C, Hooper L, et al: Dietary advice for treatment of type 2 diabetes mellitus in adults. The Cochrane Database of Systematic Reviews . 2004;2.

  • National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases, NationalInstitutes of Health website. Disponible en: http://www.niddk.nih.gov/ . Accedido febrero 8, 2006.

  • * 1 Updated Foot Ulcers section on 2/7/2008 according to the following study, as cited by DynaMed's Systematic Literature Surveillance http://www.ebscohost.com/dynamed/what.php : Armstrong DG, Holtz-Neiderer K, Wendel C, Mohler MJ, Kimbriel HR, Lavery LA. Skin temperature monitoring reduces the risk for diabetic foot ulceration in high-risk patients. Am J Med. 2007;120:1042-1046.

  • * 2 Updated Foot Ulcers section on 2/7/2008 according to the following study, as cited by DynaMed's Systematic Literature Surveillance http://www.ebscohost.com/dynamed/what.php : Lavery LA, Higgins KR, Lanctot DR, et al. Home monitoring of foot skin temperatures to prevent ulceration. Diabetes Care. 2004;27:2642-2647.

  • * 3 Updated Heart Disease section on 2/13/2008 according to the following study, as cited by DynaMed's Systematic Literature Surveillance DynaMed's Systematic Literature Surveillance : For safety, NHLBI changes intensive blood sugar treatment strategy in clinical trial of diabetes and cardiovascular disease. NIH News. National Institutes of Health website. Disponible en: http://www.nih.gov/news/health/feb2008/nhlbi-06.htm . Accedido febrero 13, 2008.